Apadrina un seminarista

Únete y ayúdanos con la «MISIÓN VOCACIONAL» para nuestros jóvenes seminaristas.

Con la atención de una madre perfecta, la Virgen María ha seleccionado, uno a uno, a los jóvenes Heraldos del Evangelio que servirán a los demás a través del camino sacerdotal. Ella los ha llamado y nos pide a nosotros que le ayudemos a cuidarlos.

Apadrina un seminarista y con tu ayuda harás realidad la vocación de un futuro sacerdote. En esta vida – y en la eterna – Dios te recompensará.

 

Vocaciones de los Heraldos del Evangelio

Los Heraldos del Evangelio reciben tempranas vocaciones en 12 países donde está presente la Institución. Para la experiencia inicial, se cuenta con 20 colegios Apostólicos, en cuyos recintos, se discierne el llamado religioso.


Para la formación sacerdotal, contamos con un Seminario Mayor y uno Menor, con 234 seminaristas entre los 15 y 24 años. Así, niños y jóvenes de los cinco continentes dedican su tiempo a Dios y a la Virgen.

 

Espiritualidad.

Nuestra espiritualidad se centra en el amor a la Eucaristía, a la Virgen y a la Cátedra de Pedro. Hacer el bien al prójimo es evangelizar constantemente. Por eso procuramos brindar a nuestros seminaristas una formación integral, de manera que desarrollen todas sus cualidades y contribuyan – con su ministerio

– a que María reine en la sociedad y en el mundo.

“Sed perfectos, como vuestro Padre Celestial es perfecto”, es nuestro carisma.

Los futuros sacerdotes obtienen en 7 años las licenciaturas en Filosofía y Teología, otorgadas por la Universidad Salesiana de Roma y la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín, respectivamente.


ORACIÓN, DEDICACIÓN Y TRABAJO

La oración es fundamental en su formación. Los jóvenes rezan cada día delante del Santísimo y acuden con fervor a los sacramentos. Este es el fundamento de su vida espiritual.


DEDICACIÓN

En nuestro centro ponemos un gran énfasis en la formación intelectual de los seminaristas para que puedan responder a los retos que encontrarán en su vida sacerdotal

 

TRABAJO

Cada día, los jóvenes trabajan en las tareas domésticas de su casa de formación. Descubren así la belleza de servir a los demás y ayudan a reducir los costos del seminario.

 

Necesitamos su ayuda económica

Hoy, más que nunca, México y el mundo necesitan de santos sacerdotes. Con sus oraciones y ayuda económica podremos seguir formando a aquellos jóvenes que se convertirán en los sacerdotes de mañana.

CONTACTO

Calle Santiago # 262 K - Col. San Jerónimo Lídice - Del. La Magdalena Contreras - C.P. 10200 - Ciudad de México

Teléfono: (55) 2591 9161

© Todos los derechos reservados. 2020